jueves, 28 de octubre de 2010

SUEÑOS PERDIDOS©



   Todo tiene una función y propósito en la vida. Los sueños no son la excepción. No pueden ser simples sueños, así nada más. Deben tener una explicación lógica. Sigmund Freud trató, pero se quedó apenas en el abc de los sueños. No podía ir más allá. No porque no quisiese. No pudo porque le era imposible, por más inteligente y audaz que fuera, llegar a una conclusión demostrable en el plano científico, simple y llanamente, porque en aquel entonces no se sabía nada del Genoma Humano. Todavía hoy es una aventura hablar de los sueños y relacionarlos con el ADN de cada persona. En un futuro cercano sí se podrá. Pero eso no es lo que nos ocupa hoy, sino revelar cómo funcionan los sueños y porqué.
  Al principio de estas líneas asenté que todo tiene una función en la vida y es así. El cerebro, la computadora perfecta que cada ser humano posee y la cual jamás podrá ser superada por ninguna máquina debido a que es imposible dotarla de sentimientos y emociones, sólo para citar una de las tantas razones, tiene la respuesta a los sueños.


  Los sueños no se deben a ninguna azarosa casualidad y no se proyectan a nuestra memoria onírica por arte de magia o porque, eso sea “lo normal” en un ser humano. Sería harto simplista pensar que un órgano tan perfecto como el cerebro, que cumple cien millones de instrucciones por segundo a fin de mantenernos vivos y sanos, distraiga tanto tiempo y neuronas sólo para proporcionarnos un relax mientras dormimos. Pensar que es así, más que infantil, es estúpido. Nada perfecto se puede permitir banalidades. Y el cerebro es más que perfecto.

  Les revelaré que los sueños son uno de los tantos recursos del cerebro para poder cumplir con paz, tranquilidad y sin interrupciones, sus funciones de reparación neuronal y chequeo, las cuales realiza mientras dormimos. A tal fin utiliza imágenes, situaciones, recuerdos, colores, emociones, sentimientos, pensamientos, frustraciones, miedos, deseos, alegrías y etcétera, etcétera, ya archivadas en nuestro disco duro (cerebro) y con ellas hacen una especie de “micro” que proyecta desde una porción de nuestro lóbulo frontal a fin de “entretenernos” mientras los miles millones de circuitos eléctricos, terminaciones nerviosas, neuronas, dentritas, axón y demás componentes del cerebro trabajen sin ninguna perturbación.

  Todas y cada una de las imágenes proyectadas en los sueños, o sea cuando las ondas cerebrales están en nivel Delta, nosotros las hemos visto en cualquier momento de nuestras vidas y fueron archivadas en nuestro disco duro y tomadas al azar y recompuestas en una “historia” entretenida unas veces, aberrantes en otras (pesadillas) y rebosantes de placer durante el paso de la pubertad a la adolescencia y premadurez (sueños mojados, por ejemplo).

  Los sueños recurrentes, o sea repetitivos, obedecen a algunos factores metamórficos de nuestro organismo, los cuales, de proseguir deben ser tratados por especialista. En este caso psiquiatras. Los sueños premonitorios, en cambio, se deben a condiciones especiales escritas en el ADN de la persona que los tiene. A veces pueden confundirse, otros son reales. En este último caso, la persona poseedora de esa virtud, tiene el hipotálamo más evolucionado que otros seres humanos. Dentro de miles e millones de años, y gracias a la evolución, todos los seres humanos poseerán esa capacidad. No voy a distraerme en un tratado sobre los diferentes tipos de sueños y a su fisiología. No sería tan largo, más bien corto, pero inútil en este momento. Aprovecho este paréntesis para significar que todos los libros sobre interpretación de los sueños que circulan son, simplemente, un fraude. Carecen de cualquier fundamento científico y escritos en su mayoría por charlatanes de profesión y editados por inescrupulosos mercenarios de las letras.


  Retomando la explicación sobre el archivo de imágenes y sensaciones de nuestro disco duro, recordaré, a manera de ejemplo, que el ojo humano puede captar y almacenar en fracciones de segundos cientos de miles de imágenes. Muchas de esa imágenes nosotros siquiera sabemos conscientemente que las vimos, pero sí las hemos visto y archivado sin darnos cuenta. Figúrense los miles de millones de cuadros captados por el ojo humano durante la proyección de un film de dos horas. El supuesto e insignificante trasfondo de una simple escena fílmica que representa un paisaje en la lontananza, pasa por nuestras retinas y se almacena en el cerebro. Incluso las “cosas” que no creemos haber visto, habiéndolas visto. Ahora, imagínense cuántas imágenes con todos sus miles de millones de contornos ha visto el ojo humano en apenas un año. ¿Y después de sesenta años? El disco duro del cerebro tiene capacidad ilimitada y las almacena sin ningún esfuerzo. Todos los miles de quintillones de “cuadros fotográficos” que pasaron y siguen pasando por nuestros ojos son los que conforman los sueños. Nuestro cerebro los ordena y les “crea” un argumento acorde a nuestras emociones, recuerdos y sentimientos acumulados en el subconsciente y los saca a flote mientras dormimos. Los niños, a medida que van creciendo y almacenando en su virgen disco duro sensaciones y experiencias, soñarán y recordarán sus sueños a medida que avanzan en edad y recuerdos.


  Nada es casual. El cerebro lo hace por dos motivos. Uno, como referí en líneas precedentes, para reparar y chequear sin molestias todos nuestros demás sistemas, órganos (incluido el mismo cerebro) y funciones del cuerpo. Segundo, para despejar al subconsciente de temores, frustraciones, pensamientos nocivos o utópicos, que bloquean al individuo en su devenir consciente.
  Es bueno reiterar que el cerebro prefiere trabajar en sus labores de reparación y chequeo cuando el individuo está dormido y en descanso, porque de esa forma utiliza menos energía y trabaja en forma inequívoca y más cómoda. O sea, evita malgastar una energía que podría ser necesaria para otras funciones del cuerpo humano. ¿Todavía dudan que sea una máquina perfecta?
  Los sueños nos pueden ofrecer todos tipos de sensaciones, menos olores, porque mientras dormimos el cerebro aísla adrede y por ciclos o instantes, nuestro olfato. Sólo nos hace recuperarlo en momentos de extremo peligro. Humo o una casa en llamas, por ejemplo. Los demás sentidos como el gusto, la audición, vista y tacto también son bloqueados y podrían ser recuperados por el mismo motivo que el expuesto anteriormente: peligro inminente. En ese caso el cerebro activa enseguida todos los alertas de supervivencia y sus glándulas específicas a tal fin.
  El habla, igualmente es liberadora de energía subconsciente. Cuando la persona habla dormida es porque ha acumulado demasiadas tensiones, frustraciones, miedos y etcétera, en su subconsciente y debe liberarlas de cualquier forma para que, literalmente hablando, evitar volverse loca. El hablar dormido es como abrir la compuerta de una represa para que toda el agua sobrante e innecesaria que ponga en peligro a la construcción salga sin causar daño alguno. Para el cerebro no hay sueños perdidos. Todo está controlado.
  En fin, los sueños son el resultado de un “minestrón neuronal” que van en beneficio y reparación de nuestro propio cuerpo. Cuando se logre decodificar en un ochenta por ciento (hoy apenas se ha podido llegar a algo más de un veinte) el Genoma Humano, se encontrará entre un compuesto de proteínas y ácido fosfórico los pares nucleótidos responsables de los sueños y el secreto dejará de ser tan secreto.
  Los sueños son beneficiosos para la psiquis y el comportamiento humano. Si recuerdas los sueños, estás bien. Si crees que no sueñas (todo ser humano sueña) y no recuerdas, posiblemente muchas cosas están mal en tu cuerpo a nivel psíquico y neuronal.
 Quizás todo lo expuesto ahora puede parecer un disparate. Quizás, pero recuerden que sabemos más cómo funciona el universo que nuestros propios cerebros. Y, del universo, realmente, no sabemos nada.


© Diego Fortunato

 

domingo, 24 de octubre de 2010

VIDA DENTRO DE LA VIDA©


   Bien se sabe que el cuerpo humano es un organismo rebosante de vida y que todas sus funciones son ordenadas por una súper computadora llamada cerebro, el gran ordenador y receptor de todo lo que sucede y pueda suceder en el cuerpo. Día tras día nos asombramos, y seguiremos asombrándonos por muchas décadas más, de su complejo e inexplorado poder. El cerebro es el arma más eficaz y letal que existe en el universo. Algunos lo saben, muchos lo dudan.


   Lo que todavía no se sabe es que el cerebro, mejor dicho, muchísimas de las funciones del cerebro tienen vida independiente del cuerpo humano. Esas funciones, a las que llamaré Grupo 33, recubren la masa encefálica como si se tratase de un casco de luz invisible. Está situado a escasos milímetros del cuerpo del cerebro y su masa consiste en una especie de energía muy parecida a la de la luz, indetectable aún por aparatos de alta tecnología. En un futuro podrá hacerse y estudiar los átomos que la componen. El Grupo 33 sólo responde a la energía, estímulos eléctricos y órdenes que emanen del cerebro madre, o sea la base, que está ubicada en el hipotálamo, que es el encargado, entre otras cosas, de regular su temperatura. Es vida dentro de la vida. Es decir, dentro de cada ser humano hay dos vidas: una, la del cuerpo con todas sus implicaciones, incluido el cerebro. Otra: la del Grupo 33, igualmente con todas sus implicaciones, el cual se alimenta de energía extra corporal. O sea se auto alimenta. No necesita de las funciones del cuerpo para sobrevivir, a diferencia del cerebro propiamente dicho, el cual absorbe la quinta parte de las nutrientes y energía del individuo para poder funcionar a la perfección. El Grupo 33 no necesita de eso. Se retroalimenta sólo.


   Pero, lo más sorprendente de esto, es que independientemente de que cada una tenga vidas separadas también trabajan en conjunto (Grupo 33 y cerebro-cuerpo) y en forma indisoluble. O sea una no puede existir sin la otra y, lo revelador del asunto, es que el Grupo 33 del cerebro tiene treinta y tres “comandos especiales”, de ahí su nombre, cuyas funciones son muy específicas y vitales para el ser humano.
   Esos 33 comandos especiales a su vez están formados por cientos de millones de neuronas, las cuales, trabajando ordenadamente y en simbiosis perfecta, en muchas ocasiones deciden sobre la vida o la muerte del ser humano. Me explico. Los comandos, los cuales podría comenzar por clasificar a un primero como el Comando de Destrucción, es el principal encargado y responsable de, a través de todos sus circuitos eléctricos, atacar células cancerígenas u otras anomalías en el cuerpo de la Persona Residente. Por supuesto, cumple su tarea bajo la supervisión y conexión de los 32 comandos restantes. De cómo efectúe su trabajo dependerá la vida o la muerte de la persona. Si logra descomponer y reparar las células enfermas, el individuo salvará su vida y volverá a su sanidad. Por eso es tan importante, gracias a la neuroplasticidad del cerebro, alimentarlo con pensamientos optimistas y positivos a fin de que crezcan, sí, ¡que crezcan!, nuevos grupos de neuronas y dentritas sanas en el cerebro.


   Por si no lo sabían, con cada sonrisa sincera y espontánea que el humano brinda a un semejante o cosa, nacen cientos de neuronas nuevas. Lo simple se transforma en complejo y lo complejo en simple, es el axioma que rige esta función.
   El segundo comando podríamos llamarlos Comando de Limpieza, que es el encargado de eliminar del cuerpo enfermo los detritos, todas las células dañinas ya muertas. Un tercero sería el Comando de Regeneración, que es el encargado de generar y producir neuronas nuevas y sanas en el organismo.
   Los 33 comandos del Grupo 33, valga la redundancia, se mueven constantemente y durante las veinticuatro horas del día a velocidad de la luz entre los dos hemisferios del cerebro humano en busca de cualquier desperfecto a fin de encontrarle solución. En un futuro, dentro de cientos de millones de años y gracias a la evolución, lo harán a velocidad de rayos gamma, por lo que la curación será casi inmediata.


   El Grupo 33 nunca descansa. Siquiera con la muerte física del sujeto poseedor del cuerpo. Sigue funcionando en forma estable hasta que no comience su descomposición, la cual se da por falta de oxígeno. Antes de que esto suceda, emigran del cuerpo y una porción se transforma en energía mineral y otra en energía vegetal. Y, en ese estado metamórfico, a veces vuelven a ocupar cerebros dañados o de personas enfermas con el objeto de logar su recuperación y regreso a una vida sana.
   En resumen, el Grupo 33 viene a ser algo así como el médico de cabecera del cerebro y del ser humano. Por eso es tan importante mantener una buena alimentación e, insisto, un pensamiento positivo y optimista ante la vida, porque de ello derivará un cerebro más sano y con miles de millones de neuronas en plan de nacimiento y crecimiento.
   Los 33 comandos trabajan en los dos hemisferios. Su forma de actuar es compleja. No obstante, para graficar un poco su funcionamiento pondré como ejemplo un símil cotidiano: imagínense miles de millones de autos con sus faros encendidos moviéndose de noche a altas velocidades y entrecruzándose por centenares de alumbradas autopistas, las cuales a su vez están situadas en los laterales de miles de edificios con luces intermitentes de distintos colores. Al tener ese espectro en su mente supónganse estar filmando la escena desde un helicóptero. ¿Cómo se ve?
   Para concluir, hay recordar que la neuronas, las cuales diariamente nacen y crecen por centenares de miles en el cuerpo humano, son células nerviosas que poseen la capacidad excitarse y propagar impulsos nerviosos a otra neurona. En su superficie hay regiones especiales de recepción, las dentritas, y de remisión o salida, el axón o neurita, las cuales reciben más de cien millones de instrucciones por segundo.


   Cuando una persona común y corriente totalmente sana, que no esté enferma, siente en su cuerpo irradiaciones eléctricas (fasciculaciones benignas), no se alarme. Los 33 comandos están trabajando. Están restaurando alguna anomalía encontrada en su cuerpo. Hacen el trabajo mientras usted duerme, porque es cuando las neuronas se sienten libres de otras funciones y pueden hacer su trabajo más cómodo, sin interrupciones. Prefieren trabajar, así literalmente hablando, sin que usted las moleste.
   No enumeraré la lista de todos los comandos del Grupo 33 porque sería tedioso y largo explicar. Lo importante es que se haya comprendido el principio del mensaje.
   El Grupo 33 es como su ángel de la guarda… ¡Cuídenlo!

Diego Fortunato


 

viernes, 22 de octubre de 2010

DOBLAR LA LUZ HACIA ATRÁS©


 Hoy puede parecer imposible, mañana quizás un juego de niños. Pero el reto existe. Es el misterio de la invisibilidad, el cual no se debe a ninguna ilusión óptica ni a percepción de los sentidos. El secreto de la invisibilidad está en la luz, en cómo doblar la luz hacia atrás. No es tan fácil pero tampoco difícil o imposible.
   Para comenzar tenemos que abrir nuestro cerebro, más que nuestros ojos. Entablar un diálogo con la naturaleza. Escucharla. Ella constantemente nos habla y nosotros parecemos sordos. No queremos oírla y los códigos para entender el misterio de la invisibilidad están allí. En principio hay que analizar la bioquímica de algunos insectos, peces, moluscos y ofidios para comprender y saber cómo logran su invisibilidad parcial. Extraer de sus cuerpos las enzimas y células que lo hacen posible y esto se logra decodificando su ADN. Allí está escrito no uno, sino muchos secretos, además de la “invisibilidad viva” animal. No es necesario buscar más allá del espacio. El secreto está debajo de nuestras propias narices.
   Después de ese estudio preliminar, buscaremos lograr la invisibilidad en forma total doblando la luz hacia atrás. El proceso es simple, lo complicado es transformar en sus justas proporciones algunos metamariales electromagnéticos que logran que la luz se doble tanto hacia atrás como alrededor de su misma irradiación.


   No, no es ciencia ficción, sino un hecho científico que pronto será tan irrefutable como la ecuación E=m.c², de la teoría de la relatividad de Einstein. Cobre, fibra de vidrio, oxígeno comprimido, microondas, oro, plata, cloruro de magnesio, condensación de rayos gamma, circuitos eléctricos y magnéticos, son algunos de los materiales con los que hay que empezar a trabajar. El secreto y la posibilidad de logarlo están en el ingenio humano. En descifrar cómo y en qué “piensan” esos materiales y cómo hacer que se unan sin crear caos en sus moléculas. Es el reto para domeñar la luz, doblarla hacia atrás, y hacer que nos obedezca.
   Quizás la inteligencia divina que domina el cosmos, el infracosmos, el subcosmos y todos los universos paralelos que hay más allá del infinito, haya decido que todavía no es el momento. Que hay que esperar que el ser humano evolucione. Que su conciencia y sentidos hayan alcanzado la paz espiritual de la que tanto adolece, para que las miles de utilidades que se logran al doblar la luz hacia atrás, no sean utilizadas con fines bélicos o maléficos. En fin, la solución está ante nuestros ojos.


   Cuando lo logremos, los campos de luz serán nuestra armadura invisible y no se trata de engañar al ojo, tal como hacían los famosos ninjas japoneses, sino una invisibilidad real, no un camuflaje.
   Doblar la luz hacia atrás es una realidad. Sólo resta esperar. ¿Qué harías tú si fueses invisible?... Precisamente por eso, hay que esperar.


©Diego Fortunato


 

domingo, 10 de octubre de 2010

EL ALMA DE LOS MUERTOS VAGA EN EL ESPACIO©

www.evangeliossotroc.blogspot.com




   No es una fantasía. Mucho menos una especulación. El alma, la cual no se puede ver ni pesar, ni, por ahora, comprobar en forma científica su existencia (Ver Evangelios Sotroc EL ALMA DE LOS ANIMALES y ¿QUÉ ES EL ALMA?, entre otros) es energía mutable. Eso no admite discusión.
   La mayoría de los seres humanos, católicos y no católicos, creen que sus cuerpos albergan la mencionada alma y que esta es parte de su ser, pero que al morir se esfuma, abandona los despojos mortales en forma etérea. Si es así, y ciertamente lo es, entonces no cabría la menor duda de que el alma es energía. Un tipo de energía aún desconocida por los humanos y, al ser sustancia sutil y volátil, pronto comienza a vagar por el cosmos.
   En su peregrinar por el espacio infinito esa alma, por diminuta o grande que sea, se reúne con otras almas, miles de millones de ellas, de contenido químico-físico idéntico. Al estar todas juntas forman nubes de energía pura y renovable. Un tipo de energía depurada y benigna, la cual con el tiempo y gracias a la ciencia humana, será transformada y almacenada con intenciones terapéuticas dirigidas a la sanación de enfermedad muy dañinas y para combatir virus altamente mortales que están por aparecer y azotar al planeta tierra.
   Sí, pensaron bien. Ciertamente es una energía divina. Igual a la energía que santos, ángeles, arcángeles y seres bañados por luz divina desprenden desde su coronilla y son visible a la vista humana detrás y alrededor de sus cabezas.

              
 
   Esa energía, una vez que pueda ser domeñada y controlada, servirá para conducir a la humanidad por derroteros espirituales que los hará alcanzar una Tierra Nueva, la cual ya está “anunciada” en nuestra cadena cromosómica y escrita con tinta indeleble en el ADN humano, animal, vegetal y mineral.
   En tal sentido, comenzarán a nacer por todo el orbe una nueva especie de niños: Los Niños Luz. Serán seres de una inteligencia espiritual súper avanzada y ética y moralmente alejados de los principios materialistas que desde hace miles de siglos están llevando a la humanidad hacia el despeñadero más absoluto y a su auto y total destrucción.


  Desde hace aproximadamente quince años, los Niños Índigo y los Niños Cristal han estado abriéndoles el camino a los Niños Luz. Para su aparición y revelación en la Tierra falta poco. Quizás apenas otros quince años. O, en todo caso, cuando los Niños Índigo y Cristal cumplan sus 33 años de aparición sobre nuestro planeta.
   Los Niños Luz no deberán ser vistos como seres excepcionales, sino como simples personas muy espirituales. Ellos pueden nacer en cualquier parte del mundo y cualquier madre común y corriente podrá gestarlo. Los habrá de todos los colores y razas y su anatomía será diversa entre unos y otros, pero tendrán un único denominador común: la Tierra Nueva. Entre ellos no habrá líderes ni guías. Todos serán iguales, sin importar edad ni sexo. Su misión fue escrita en su ADN mucho antes de nacer. ¿Por Dios?... Es muy posible… ¿Usted lo duda?


© Diego Fortunato





jueves, 30 de septiembre de 2010

PROPULSIÓN POR OXÍGENO COMPRIMIDO©







 Está delante de las narices de todos, y en abundancia, sin embargo la humanidad inconscientemente no logra verlo pese a que lo utiliza diariamente y es de vital y necesaria importancia para su subsistencia. No lo ve, no porque sea invisible, que ciertamente lo es. Tampoco porque sea incoloro, inodoro e insípido, que también lo es. No lo ve por una sencilla razón de lógica elemental: para la humanidad es, inclusive, imposible imaginarlo. Su reticencia, aunque obvia e infantil, es más que válida.



  Me refiero, por supuesto al oxígeno, la nueva forma de propulsión que moverá al mundo y lo sacará de la inevitable crisis energética que en el próximo lustro podría causar millones de muertes innecesarias, guerras y desolación. La solución para poder evitarlo está a la vuelta de la esquina. No tan simple como parece, pero factible en un cien por ciento. El oxígeno será el combustible del futuro, pero si los científicos terrestres se apuran será el nuevo combustible del ahora. Del hoy. Si así de simple y relativamente fácil.
   Si, claro que me refiero al oxígeno que diariamente respiramos. A la fuente vital de nuestra existencia. No, no es ningún desatino. Ya nuestro propio cuerpo humano, la máquina perfecta dirigida por la más pequeña y al mismo tiempo más inteligente y poderosa de todas las computadoras existentes y por existir, descubrió esa fuente energética hace milenios. El cerebro sabe que sin la energía que le proporciona el oxígeno el cuerpo humano no podría vivir. Dejaría de existir, de moverse. Sería el fin, la muerte. Con poco siquiera podría moverse. Carecería de energía suficiente para hacerlo. Con mucho autoanularía muchas de sus funciones corporales y sería incapaz hasta de moverse. La hiperventilación es un ejemplo claro e indiscutible. Y cuando el cuerpo humano no tiene la capacidad de procesar el oxígeno, no importa por cuál o qué motivo, podría sobrevenir la muerte súbita, como en los casos de una crónica e irregular inconducción o falta del oxígeno. Un ejemplo común es el asma en todas sus múltiples fases y condiciones. En fin, ejemplos hay muchos. Cuando el cuerpo humano no tiene energía suficiente, y en este caso nos referimos al oxígeno, no funciona. El oxígeno es esencial para el metabolismo. Que quedé claro que no estamos hablando de otras fuentes energéticas, igualmente vitales para el ser humano, como el agua y los alimentos, en todas sus variantes, que necesitamos para mantener “vivas” lasconstantes biológicas del cuerpo.





 En espera de que la sucinta explicación haya aclarado dudas e interrogantes,
revelaré en forma de doméstica comprensión en qué consiste la propulsión por oxigeno comprimido. Cuando hablo de propulsión me refiero a tracción, arrastre, movimiento, navegación, lanzamiento y todos los derivados que de la palabra exista. Y para lograr propulsión, necesariamente se necesita energía, sea del tipo que sea. En este caso será el oxígeno, que es una forma de energía limpia. Pero antes se deberá comprimir en una medida de justa fisión (no fusión). Para convertir oxígeno comprimido en energía serán necesarias algunas fórmulas matemáticas y otras de física cuántica. Siendo el oxígeno electronegativo, hay que buscar una fisión múltiple y convexa de sus átomos. Esto debe lograrse antes de que su punto de ebullición llegue a –133 grados centígrados. Si se consigue hacerlo, apenas una pequeña porción de la energía liberada sería capaz de mover un auto durante toda una semana. Siempre y cuando, por supuesto, se construya el motor adecuado para la fisión de átomos descrita. El anterior sólo fue un pequeño ejemplo. La utilidad el oxígeno como energía sería múltiple y a un costo exiguo. Recuerden que el veinte por ciento del oxígeno del planeta Tierra está libre en el aire y el resto combinado en el agua, rocas, óxidos, plantas y demás materia viva.
   La interrogante es: ¿podrán los humanos de hoy convertir el oxígeno en energía de propulsión? ¿O hay qué esperar que nuestros ancestros regresen? (Ver Evangelio Sotroc SALTO HACIA ATRÁS). Es tan difícil así. Una idea, más que una pista, he dado. Lo demás se lo dejo a ustedes, terribles pensadores de lo imposible.




© Diego Fortunato



VISITA MIS BLOG
Y VERÁS MUCHO MÁS
PUEDES BAJAR GRATIS
MIS POEMARIOS, NOVELAS Y OBRAS TEATRALES
Y SI EN Google PONES Diego Fortunato, pintor
Y LE DAS UN CLICK A IMAGENES, VERAS MUCHO MÁS.



www.evangeliossotroc.blogspot.com


lunes, 20 de septiembre de 2010

CLONES CÓSMICOS©

  
  Si la humanidad quiere estar tranquila y dejar de pensar durante los próximos milenios en qué somos, de dónde venimos y debido a qué y por qué motivo estamos aquí, es preferible que imagine que fuimos creados por un Dios Todopoderoso y Omnipotente, llámese como se llame y pertenezca a la religión, doctrina o creencia que quiera o de su preferencia. Por ahora es lo más coherente para el sustento de una vida sana, armónica y sin complicaciones, porque pensar en lo contrario sería divagar sobre inciertos, ya que del “comportamiento” del universo los científicos creen que saben apenas el cinco por ciento o, tal vez, mucho menos. De su creación absolutamente nada. En nuestra ingenua ignorancia atribuimos su formación a un supuesto big ban del cual tampoco sabemos absolutamente nada. Sólo conjeturamos, especulamos, ya que a pesar de las múltiples teorías y explicaciones pseudos científicas -y las califico de tales porque no admiten ni la más elemental demostración-, nadie sabe de dónde salió la energía (por más ínfima que se nos quiera hacer creer que era) que ocasionó el big ban. No hay siquiera presunciones de cómo y dónde pudo formarse esa energía. Qué o quién creó el supuesto primer átomo. Cómo lo hicieron y debido a qué fue creado. ¿De la nada? ¿Salió de la nada como por arte de magia? ¿Fue la creación del universo un acto de magia divina? No, por supuesto que no. Es algo un poco más complicado.

   Al no haber o existir (quizás durante los próximo milenios tampoco la habrá) una explicación válida y científicamente comprobable, todas las teorías, por más audaces y aparentemente científicas que parezcan, carecen de comprobación y por lo tanto son meras especulaciones, presunciones que buscan empíricamente acercarnos a una supuesta “realidad” que nadie conoce. Hasta los momentos nadie ha aportado pruebas, ya que carecen de ellas, donde no exista ninguna duda razonable sobre la creación del universo. Por eso, por ahora, sólo por ahora, es mejor atribuirle a un Creador invisible, a un Dios Todopoderoso, la formación del universo infinito. Mucho más porque hace apenas “días” pensábamos que el universo se estaba contrayendo y de repente nos percatamos de que es todo lo contrario: el universo se expande en todas direcciones tal como si fuese una gran masa de harina leudada, la cual en el proceso está separando de su centro a galaxias, estrellas, agujeros negros y planetas enteros hasta quién sabe cuándo y por cuánto tiempo. Algunos teóricos dicen que si la expansión sigue de esa forma tan acelerada, dentro de miles de millones de años no sólo no habrá posibilidad de ninguna vida en el cosmos sino que el mismísimo universo desaparecerá envuelto en una gran masa de hielo. Todo se esfumará. La vida y la muerte desvanecerán. Los días y las horas. El espacio-tiempo y con este estrellas, galaxias, planetas y todo lo que more en el oscuro e infinito universo. Todo se evaporará sin que podamos hacer nada. Todo se apagará y sólo la nada infinita subsistirá.
   Quizás está irremediable realidad podría cambiar si logramos explicarnos y domeñar la energía oscura, que es la que le da vida y sentido al universo. Por ahora apenas sabemos que domina el noventa y cinco por ciento de las funciones de todo el cosmos. Si no lo conseguimos todo se habrá perdido ya que sólo a través de esa energía oscura y otra, a la que denominaré energía oculta, se podrá llegar a la comprensión de que existe otro universo semejante y paralelo, o mejor dicho, otros universos paralelos. Algunos similares al nuestro, idénticos. Una suerte de clones cósmicos. Otros, con ligeros cambios en su forma y en su energía din, que es una forma de energía derivada de la energía oculta, la cual es maleable y transformable en energía pura y cambiante dado su alto grado de absorción atómica y por tener su propio centro magnético. De esa energía también se deriva la energía etérea, la cual tiene la capacidad de deformarse en una especie de gas que a su vez se convierte en luz, la cual al ser procesada por la naves ips que fabrican los Puentes de Luz en el espacio, es vuelta a expulsar de sus máquinas convertida en luz sólida y resistente. (Ver Evangelio Sotroc EL PUENTE DE LUZ).


   Hoy es casi inimaginable pensar en esos universos paralelos, semejantes al nuestro, al que conocemos hoy en día, aunque vislumbramos algunos detalles de su forma y contenido. Y, repito, no sólo hay uno sino varios, y son tan idénticos a nuestro universo como la copia fotostática de un documento o dibujo cualquiera.

  
  Quizás les parezca una forma simplista de abordar el complicado tema del universo. Quizás piensen que es una desquiciada locura hablar de universos paralelos, de clones cósmicos, pero es una verdad inobjetable. Para el entendimiento humano utilizo formas sencillas de lenguaje. Es la única manera de diseñarlo para que se pueda captar con fidelidad un tema ciertamente muy, pero muy complicado. Una pista dejaré escrita en estás páginas para posteriores reflexiones: en el universo todo se repite y todo cambia. No hay constantes ni postulados eternos. Todo es una continua evolución y para que haya evolución debe, inexorablemente, haber cambios y transformaciones. Y en esos cambios muchas cosas se repiten, de igual forma como se repite la vocal a al escribir, simplemente, sobre un papel la palabra casa. Igual sucede en nuestra Casa Grande, en nuestra nave espacial que los humanos llamamos Tierra. Todo se repite en nuestro planeta. Hasta los humanos se “repiten”, tal como se repiten casi en forma idéntica las hojas de los árboles y los frutos que ellos nos prodigan. Tal como se repite el movimiento circulatorio de nuestra sangre o los latidos de nuestros corazones. Idéntica cosa sucede en el universo infinito y en nuestros Universos Paralelos. Es la espiral de la evolución y el cambio. De la energía que se transforma en otra energía. Sólo nos falta descubrirlo para nuestra total comprensión, pero para ello es necesario que trascurran miles de millones de años de nuestro calendario solar y otros cuantos cientos de millones más para que sepamos cómo funcionan y cómo podemos aprovechar la energía oscura del universo, el Genoma Cósmico. Allí esta escrito todo. Allí está la verdad y la vida.

   También nos harán falta otros miles de millones adicionales para saber en qué consiste la energía oculta y todas las virtudes de la energía din, la cual es esencia pura del Genoma Cósmico, de La Espiral Universal. ¿Les parece descabellado? Por ahora sí, y estoy consciente de ello. Igualmente decían que volar por los cielos con un aparato construido por el hombre era, sencillamente, una gran locura. ¿Lo era?




© Diego Fortunato

domingo, 19 de septiembre de 2010

NADA O NADIE©

  
  La interpretación humana de nadie o, mejor dicho, el concepto de nada, no existe. En ninguna de sus formas o estructuras. Sólo se tiene una definición gramatical, la cual es muy vaga y simple, ya que la nada en su acepción cosmogónica es igual que el todo: inmenso.
   Al no existir la nada humana, sino apenas una enunciación gramatical, tampoco podría existir el nadie. Aunque los filólogos se esfuercen en definir la palabra nadie o nada, y por más vueltas y revueltas que le den en cualquier idioma existente o por existir a la palabra, la nada no existe en el mundo tal como lo conciben los humanos. Sólo existe en el ilusorio colectivo, en el pensamiento humano, en la gramática. Creen que existe, pero no lo pueden ver ni tocar, mucho menos alcanzar, conquistar y domeñar. Por ende, no se le puede dar una definición a algo que no existe porque, simplemente, no existe y cualquier cosa que escribamos, digamos o elucubremos carece de total y absoluta veracidad y comprobación, sea esta cual fuere o del tipo que sea.
   ¡No! No estoy jugando y mucho menos desvariando, como podrían creer o juzgar a priori y muy a la ligera algún bien habido mal intencionado, que los hay a montones, tanto en la oscura profundidad de las ideas como en la superficie de la ignorancia. Al final entenderán dónde me estoy permitiendo llegar y porqué.
   Bien, aclarado ese punto y para tratar de hacer más compresible este acertijo que más bien parece un túnel sin salida o un laberinto filosófico-filológico, comenzaré por transcribir la definición asentada en cualquier pequeño, pero respetable diccionario[1], de la palabra nada, en primer lugar, y después del vocablo nadie.


   Comenzamos: Nada según el diccionario significa f. 1 El no ser, la carencia absoluta de todo ser. 2 Cosa mínima. II pron. Indef. 3 Ninguna cosa, la negación absoluta de las cosas. 4 Poco o muy poco. Estas, además de otras acepciones de ningún interés para el tema que estamos tratando de desmenuzar son, en definitiva, el significado que los académicos atribuyen a la palabra Nada. Pero no se explica el concepto real de la palabra. Por ejemplo su yo digo pera y busco su significado en el diccionario, claramente se me dice que es una fruta jugosa de la familia tal y etcétera, etcétera, además de todas sus demás significados conexos. En el caso de la pera, todos y cada uno de sus conceptos los puedo comprobar. No así en el caso de la nada, a la cual calificarán de intangible como los sentimientos, el pensamiento, las ideas y bla, bla, bla pero y, he ahí la cuestión, tanto los sentimientos como los pensamientos y las ideas existen porque las percibimos, sentimos y tenemos. Eso es inobjetable y de fácil comprobación, como la percepción del dolor. No así la nada. No se puede sentir, ver, tocar, oler, oír, localizar y mucho menos comprobar. Sólo sabemos que existe una explicación que trató y buscó, infructuosamente, de definir la nada. También sabemos que existe la palabra como tal, o sea nada.


   En primer término el diccionario dice que la nada es el no ser, la carencia absoluta de todo ser. ¿Qué significa el no ser y qué el ser en este caso? ¿A los seres humanos, a las cosas que conocemos en esta dimensión del espacio o a qué? Muchos creen que en el universo se vaga en la nada o sea con la carencia absoluta de todo ser. ¡Qué errados están! Todo lo contrario: el universo es el todo y la nada. En su espacio-tiempo se encuentra el todo y allí tampoco se puede aplicar el concepto de la nada porque existe como un todo. En el infinito espacio el todo y la nada se complementan y contraponen. Es algo así como la luz y la oscuridad. El blanco y el negro. El día y la noche.
   En cuanto al Nadie, el diccionario humano define lo siguiente: pron. Indet. 1.- Ninguna persona. 2.- fig. Persona insignificante. II ser un don nadie, etcétera. Creo que con estas dos pequeñas citas queda muy bien explicado lo que el diccionario da a entender sobre el significado de la palabra. No obstante, también están errados los académicos porque la nada y el nadie no existen en forma física y tangible en el planeta Tierra y si no existen, difícilmente se puede dar una definición a una cosa inexistente. Es imposible comprobar algo que no existe. No sé si me entienden. Pero así es la cosa. Lo único que podría existir, en todo caso, es la palabra en si (o sea nada), pero la misma no admitiría una definición precisa por el único y sola razón de que no existe. Es lo mismo que yo dijese ahora uynjfjgjhzxcm y tratara de definir la palabra escrita. No podría hacerlo porque no sé qué significa o dónde se encuentra. Podría darle a uynjfjgjhzxcm la misma definición de nada y nada ocurriría porque ni una ni la otra cosa existe. Podría decir, y valgan las continuas redundancias, que para mi uynjfjgjhzxcm significa nada. Y si, en todo caso me impusiese el reto de definirla, ni yo ni nadie podría porque sencillamente la palabra escrita no existe. Es una fantasía, una ficción del lenguaje, tal como la palabra nada.


   Sí, sé que se han dado cuenta. En unas cuantas líneas más arriba escribí ni yo ni nadie podría definirla. No es un error de principios filológicos ni de sintaxis al decir ni yo ni nadie podría definirla, sino simplemente como el nadie no existe, utilizo la expresión de la misma forma como en los comics utilizan los caracteres *%$”3#Ç/)’6{ €¬# para expresar que un individuo está molesto o irritado al extremo. Esos signos (*%$”3#Ç/)’6{ €¬#) también son una fantasía del lenguaje. No existen. Son inexistentes, tal como la nada. De tal forma que los caracteres que componen la palabra nada únicamente pueden existir como un conjunto de letras unidas entre si, las cuales también podría ser adan o sea nada al revés, anad, dana, anda, aand, aadn, dnaa o ndaa, todas combinaciones de la palabra nada, o cualquier otra que se les ocurra utilizar para explicar nada, o sea algo que no existe y únicamente se utilizaría para decir algo semejante como, el todo y la nada, para referirse a los extremos, como se hace cuando se cita el blanco y el negro, lo bueno y lo malo, el principio y el fin, por ejemplo.
   Posiblemente, sin son curiosos y acuciosos y estoy seguro de que lo son, de otra forma no hubiesen siquiera comenzado a leer esta nueva revelación de Los Evangelios Sotroc, se dieron cuenta de algo que salta a la vista.
   Algunas de las diferentes combinaciones extraídas de la palabra nada, nos remite a Adan (así sin acento, según el alfabeto arameo, la lengua que hablaba Jesús), el primer hombre sobre la tierra según las creencias bíblicas y que de su unión con Eva proviene toda la descendencia humana sobre nuestro planeta, que no es azul, sino de otro color (pero esto lo explicaré en otro Evangelio). La cita anterior no es la única combinación de letras que nos remite a otros Mundos Paralelos desconocidos, actuales o pasados. Hay más.
   Otra de las combinaciones (aadn) se lee cacofónicamente como ADN, siglas del ácido desoxirribonucléico, compuesto de la célula humana donde está escrita la herencia del hombre y de toda la humanidad. Y en otra, dnaa, se entiende y lee como DNA que viene a ser lo mismo que el ADN, pero con sus siglas ordenadas en el idioma inglés. Y la subsiguiente se lee dana (o Dánae[2]) que según la mitología así se llamaba la hija de Acrisio, rey de Argos. Un buen día Zeus, que todo lo podía, penetró en forma de lluvia de oro en la prisión donde la había encerrado su padre y la poseyó. De esa unión nació Perseo, héroe mitológico y legendario que mató a Medusa, una de las tres Gorgonas y salvó a Andrómeda, con la que se casó. Reinó en Tirinto. También fue Perseo el último rey de Macedonia al suceder a su padre Filipo V en el año 179 a.C. Luego fue derrotado en Pidna (168 a.C.) y llevado cautivo a Roma. Perseo también es una constelación de cielo norte, citado en algunos textos bíblicos y papiros hallados en las cuevas del Qumram, a orillas del Mar Muerto, en Jordania. Todas las demás combinaciones escritas en este Evangelio Sotroc también llevan implícitas otras informaciones contextuales que no es el caso desarticular ahora. ¿Y en Andrómeda? ¿En Andrómeda existe la nada?


   Sintetizaré. No se puede definir ni explicar en qué consiste nada, menos aún analizar su consistencia, estructura física, forma, catalizador, átomos que la componen, etcétera, etcétera, porque, como ya debe estar suficientemente demostrado, no existe. Nada sólo existe como palabra, la cual podría ser cualquier otra y escribirse de la forma que se les antoje a quienquiera para describir algo que no existe. ¿De dónde nació la palabra nada? Yo no lo sé. Posiblemente del capricho de los primeros, más antiguos y prehistóricos lingüistas de la humanidad. Quizás. Quizás viene del arameo, del chino o tailandés. Quizás. Yo no sé. Lo único que sé es que la nada o el nadie son sólo palabras imaginarias que no resisten ninguna demostración científica porque, sencillamente, no existen y ni yo ni nadie podrían definirla. No se puede demostrar la existencia de algo inexistente ni en la probeta de un laboratorio ni en la forma gramatical más compleja y enrevesada. Pero, y he aquí la paradoja, pese a todo el afán que puse en demostrar que la nada no existe, concluiré afirmando que la nada sí existe y es parte del todo. Del todo y la nada del universo, que, a fin de cuentas, es la energía, el motor que la da vida y movimiento al cosmos. El todo no podría existir sin la nada y viceversa. Se complementan. Nada existiría sin la nada, siquiera el todo. ¿Me contradigo?... ¡Claro qué me contradigo! Yo soy parte de la nada. ¡Y si yo existo también la nada existe, tal como el mismísimo universo existe! Lo que acaban de leer no es nada. Apenas un simple juego de palabras. Un ejercicio filosófico fallido. Es posible. Pero en el universo en el que habito la nada y el todo son tan visibles y palpables como el cielo y la tierra, como la voz y la palabra. Y, además, se complementan y no pueden existir el uno sin el otro. Es algo así como Dios: el todo y la nada. Es como la fe: creer sin ver. Aquí quería llegar. Sin fe no hay nada, siquiera la nada.




VISITA MIS BLOG
Y VERÁS MUCHO MÁS
Diego Fortunato and Art - http://diegofortunatoandart.blogspot.com/
EN http://www.yoescribo.com/ PUEDES BAJAR GRATIS
MIS POEMARIOS, NOVELAS Y OBRAS TEATRALES
Y SI EN Google PONES Diego Fortunato, pintor
Y LE DAS UN CLICK A IMAGENES, VERAS MUCHO MÁS. 

©Diego Fortunato


[1] Nuevo Espasa Ilustrado, diccionario enciclopédico 2003. Pág.- 1194 /Ed. ESPASA CALPE, S.A.
[2] Nuevo Espasa Ilustrado, diccionario enciclopédico 2003. Pág.- 502 /Ed. ESPASA CALPE, S.A.